Gafas para protanopia

La protanopia, también llamada ceguera rojo-verde. Las personas que sufren este tipo de daltonismo tienen problemas para diferenciar los colores rojo y verde, así como todos los colores que en su composición llevan alguno de estos colores (morado, naranja, verde turquesa…)

La protanopia puede ser de dos tipos, bien personas que en la retina no tienen los conos encargados de recibir la luz roja o están completamente atrofiados, y las personas que, teniendo los conos sensibles al rojo, estos reciben mejor la longitud de onda perteneciente al verde que al rojo, produciéndose así la confusión entre estos dos tonos. Esta condición en la que los tres grupos de conos son funcionales aunque los conos encargados del rojo están alterados se llama protanomalía.

Tanto la protanopia como la protanomalía son condiciones genéticas y hereditarias. Se dan por una anomalía en el cromosoma X, por este motivo es una condición que afecta mucho más a hombres que a mujeres. Ya que los hombres solo tienen una X y si esta está alterada desarrollarán el daltonismo. Sin embargo, para que una mujer sea daltónica sus dos X tienen que tener la anomalía, si solo una la tiene se compensará con la otra y no se desarrollará el daltonismo.

El daltonismo en cualquiera de sus modalidades no mejora ni empeora con el tiempo, es una condición con la que las personas afectadas tienen que convivir tratando de que afecte lo menos posible a su vida cotidiana.

A día de hoy el daltonismo no tiene cura como tal, aunque el mercado nos ofrece unas gafas que, mediante unos filtros de color, limitan la saturación de los colores permitiéndole a las personas daltónicas percibir el mundo tal y como lo perciben las personas con visión normativa.

Estas gafas no curan la dolencia, sino que hay que llevarlas puestas para poder beneficiarse de la mejora.

Galería de gafas para protanopia